Lo que las ideologías dividen al hombre,
el amor con sus hilos los une en su nombre
Ricardo Arjona

Este lugar está 100% libre de ideologías y para poder sacar algo de provecho, necesitas aparcar a un lado las tuyas para poder abrir tu mente y ver con claridad la realidad de tu defensa.

Si eres una víctima ideológica, deberías empezar a saber que te están utlizando y a empezar a darte cuenta cómo te están envenenando la mente, tus emociones y tus sentimientos.

Eres, sin saberlo, una herramienta del sistema corrupto, que es, además, el que está apoyando, financiando y fomentando esas ideologías, que no defienden lo que tú crees que dicen defender. Cuando hayas despertado, podrás ir descubriendo todos los detalles de cada ideología, quiénes las promueven y qué objetivos reales tienen.

Eres víctima porque te están utilizando. Para darte cuenta de ello, solo tienes que analizar qué sentimientos afloran más en tu vida. Si sientes odio por una cuestión de ideas contra las personas que defienden las contrarias, eres víctima, sin importar en qué lado estés.

Deberías eliminar toda idea, concepto o posición mental que te genere ese sentimiento destructivo que perjudica tu salud física y mental y que te hará un ser desgraciado en el futuro, si es que no lo hace ya en el presente.

Revisa tus ideologías, es por tu bien y por el bien de toda la humanidad. Mira estos ejemplos, son solo unos pocos como muestra entre cientos de miles de conflictos similares por todo el mundo. Si no ves cómo estas ideologías están orquestadas, promovidas y financiadas a nivel mundial, solo es porque te falta información y sentimos comunicarte… que estás siendo manipulado/a.

Mira estos videos mientras tratas de reflexionar… ¿Dónde nos lleva esto? ¿Dónde te lleva esto si eres una mente ideologizada que estás participando activamente?

Esto nos lleva a la violencia, al odio, a la división social y a la futura justificación de los estados de implementar una mayor represión a los pueblos para que NUNCA puedan defender causas que realmente sí habría que defender, no es más cosa.

Seas quien seas, piensa… ¿Ha mejorado tu vida personalmente alguno de estos conflictos? ¿Has obtenido algo? ¿Ha sido beneficioso para alguien?

Los únicos beneficiados, siempre, son los políticos y los que financian y promueven estos conflictos. ¿No lo ves?

Las ideas no se defienden con odio, se defienden con la razón, el debate y el argumento. Las buenas ideas convencen con la propuesta sólida de mejora respecto a la idea, hábito o norma que sustituye, no necesitan imponerse.

Con el odio solo se defienden las malas ideas, las que enfrentan, las que no se sostienen y normalmente son las que se tratan de imponer, incluso por encima de la razón y el bien común.

Vivir sin odio es posible, deseable y recomendable

Ni sirve para nada que te pueda beneficiar, ni lo necesitas para defender algo justo.

El peligro y el engaño es que esas malas ideas vienen disfrazadas de atractivos enunciados que manipulan directamente tus emociones, muy trabajados para que creas que estás defendiendo algo bueno, objetivos conceptuales que nadie podría discutir si realmente persiguieran lo que dicen, pero que encuentran discusión porque en realidad, no son realmente los objetivos que persiguen estas ideologías, sino otros muchos más oscuros, pero están disfrazados de una apariencia humanitaria y social, para que tú, persona de buena fe, las defiendas por ellos.

El otro engaño de estas ideología tóxicas es apelar a un sentimiento de identidad nacionalista excluyente, donde los mismos que financian los proyectos separatistas e independentistas (véase Soros y otros), son los que persiguen un mundo globalista de gobierno mundial donde el pueblo NUNCA significará nada en la vida política.

En esa transición hacia el gobierno mundial, os utilizan a través de despertaros los sentimientos tradicionales, lingüisticos y las diferencias en los caracteres territoriales que algunas personas tienen y valoran. Sentimientos muy lícitos y cargados, en su forma original, de buenas intenciones de construir un territorio mejor, pero os los manipulan para convertirlos en odio hacia el estado que no permite la independencia, intoxicando el discurso contra el resto de personas de las que os trata de diferenciar, dotándoos con unos matices de superioridad para apelar a vuestros más bajos instintos, para poder generar el conflicto y dividirnos a todos.

Independentistas de toda condición, os están timando. Nunca tendréis la independencia, no porque no merezcáis defenderla o la sintáis justa o como una solución a construir una nueva sociedad apartada de esta sociedad tan corrupta e injusta que vivimos, sino porque los que os la promueven, están a sueldo y a las órdenes de quienes buscan justamente lo contrario.

Quitaros de la cabeza que cuando consigáis la independencia y solo entonces, podréis hacer la sociedad que soñáis, eso no será, no porque no seáis capaces, sino porque no os conducen a ello los políticos adecuados ni esas son sus intenciones reales. Son un grupo de corruptos vendidos al Sistema del que nunca se desprenderán, aunque los defendéis porque ignoráis que os prometen algo que nunca os darán. Pedís la libertad para los mismos que os están engañando mientras sois vosotros mismos a los que ellos os han privado de todas vuestras libertades y derechos con la excusa de la pandemia de la que son cómplices.

Tenéis que despertar amigos, la lucha que perseguís tiene otros enemigos y otros aliados, que no son ni mucho menos, los que creéis y por lo tanto, nunca conseguiréis mejorar vuestras vidas por ese camino que nunca os llevará a ninguna parte.

Los políticos a los que seguís, solo os necesitan y os están utilizando para justificar sus carencias gestoras que impiden que vuestras vidas mejoren desde ya. Os necesitan para irse lucrando y extendiendo sus influencias con nuestro dinero y con la excusa de la independencia a base de crear puestos muy bien pagados, mientras esas carencias quedan ocultas y os distraen generando el conflicto que necesitan, que es el hábitat natural de toda ideología tóxica que no consigue, ni pretende, más que intoxicar a las sociedades para que no vivan en paz, sembrando la superioridad de unos frente a otros por cualquier razón y, por consiguiente, el odio, la rabia y la frustración porque nunca se consigue lo que se dice perseguir, pero de paso, los promotores, incrementan sus cuentas bancarias y las de sus amigos.

¿Algún independentista que no cobre directamente del sistema se ha beneficiado de algo?

Contéstate tú mismo/a si lo eres y si tu respuesta es que “no, porque no nos dejan independizarnos”, estaría bien que empezaras a pensar que aunque eso ocurriera, que no ocurrirá por lo dicho, nada positivo traería a vuestras vidas, pues la prisión de la que tenéis que salir no es la que creéis, solo os la muestran como la zanahoria que persigue el asno con el palo que nunca alcanza por mucho que ande (no se os está llamando asnos, es una metáfora) y la libertad que pretendéis alcanzar, no os la va a dar ningún político que no os la esté dando ya.

Dejad de permitir que os sigan engañando y recobrar el espíritu positivo de vuestro sentimiento de pertenencia a una cultura determinada que era apreciado y respetado por todos aquellos que ahora os han hecho odiar y por favor, volver a compartir en lugar de excluir, saldréis ganando, saldremos todos ganando menos los generadores de odio.

Solo desde el exterior, con una mente libre de ideologías, puedes visualizar las realidades de esas ideologías; desde dentro, siempre te harán verlas como buenas, pero si hay odio de por medio, no lo son, nunca pueden serlo. Ten esto muy claro, aquí no hay error posible.

Si defiendes una idea con odio y no tienes más que unos cuantos mantras para defenderla y notas que hay argumentos en contra de ella que la derrumban y que no quieres ni escuchar porque te alteran, eres víctima.

Trata de argumentar la idea por tí mismo/a y comprueba la solidez y el beneficio real que consiguen fuera de esos mantras, a menudo manipulados para diseñar tus pensamientos, apartarte del razonamiento más allá de esos mantras y bloquear y acotar tu mente en un concepto simplón que más allá de invocarlo, si lo piensas, poco significa.

“Si no te puedo discutir un argumento es porque… eres fascista, machista, racista, loqueseafóbico…” Esa es la trampa en la que has caído. Sal de ella, por favor. Lucha por causas justas y bienintencionadas, darán mayores frutos a tu vida y a la de la humanidad. No hagas feliz a un grupo de aprovechados y manipuladores. Si sigues esta revolución interior que te proponemos hasta el final, podrás comprobar por ti mismo/a la certeza de nuestras palabras.

Estas ideologías erran, intencionadamente, en el origen de los problemas y muy frecuentemente, son incluso problemas creados para generar el conflicto, porque lo único que pretenden y consiguen, es limitar tu capacidad de encontrar tus propias soluciones, hacerte perseguir los fantasmas que les interesen y no permitirte evolucionar como persona porque defiendes algo cuya razón, origen y objetivos son equivocados y manipulados.

Abandona las posturas cómodas. Sé crítico/a con tu propia ideología. Comprobarás que mientras sigas fiel a la ideología, no te tienes que preocupar, solo seguir como un corderito lo que te indiquen que hay que defender, lo que te van inculcando mientras tú, tienes la falsa sensación creada en tu mente de que estás haciendo bien, pero date cuenta que, si realmente piensas libre o cuestionas un solo punto estructural, estás fuera. Así son las ideologías tóxicas.

Si la lucha es justa y beneficia realmente al pueblo o alguno de sus colectivos, no sentirás odio por nadie, sentirás fuerza y no encontrarás resistencia en las personas que usan su sentido común, que somos la mayoría. Solo encontrarás resistencia en los estados, políticos, instituciones… vamos, en todo lo oficial, lo contrario de lo que ocurre con las actuales ideologías y sus demagogos voceros.

El rechazo justificado fortalece la personalidad, el odio la debilita y la corrompe.

Si observas que las ideas que defiendes son dirigidas y apoyadas por estados, instituciones o políticos privilegiados o asociaciones fomentadas por los mismos estados o políticos, sospecha, seguramente te están manipulando y utilizando. No eres más que una víctima y su herramienta necesaria para conseguir sus fines.

Si te pagan por ello, tú sabrás si lo haces por creer en la causa o por tu beneficio personal. Sabrás también si la causa es justa o si eres consciente del mal que haces a la humanidad en la que vas a tener que vivir el resto de tus días. Nos parece una muy mala inversión, pan para hoy y hambre y miseria para mañana.

Que unas míseras monedas no sean capaces de comprarte, ese sería nuestro consejo, pues al final, te arrepentirás. Trabajar para el mal, solo compensa mientras te necesita y cuando eso ya no ocurra, no tendrá piedad en destruirte. No eres nada para él, solo una herramienta.

Si eres un antisistema, antifa, indepe o algo similar y observas que el propio sistema, o una parte de él, de la mano de sus políticos o sus falsas filantrópicas fundaciones fomenta o financia tu rebeldía, sospecha, acabarás pagando tus malas acciones.

Si no cobras, te están timando y eres una víctima. Si cobras, pues lo dicho, tú sabrás lo que haces, pero no dudes que si vencen Las Fuerzas del Mal a quien ayudas, llegará el día en el que te arrepentir´´as de vivir en el mundo en que has colaborado a construir y los que ahora te financian, te destruirán, porque las almas rebeldes no les interesan más que cuando las necesitan y si vencen Las Fuerzas del Bien, posiblemente también te arrepientas, pero de una manera infinitamente más justa en función del daño que hayas hecho. Quizás todavía estés a tiempo de cambiar de bando.

Si no estás obteniendo un beneficio económico directo de la ideología que defiendes, tú nunca te sentirás mejor ni obtendrás beneficios directos palpables más allá de la sensación de autoconfirmación al coincidir con un grupo de personas igualmente manipuladas como tú, pero podrás comprobar que ellos, los que la fomentan, sí obtienen grandes beneficios desde el minuto uno. Si no te das cuenta de eso, necesitas Despertar más que nadie.

Tus supuestos beneficios, o los de tu colectivo, siempre serán sobre el papel y a largo plazo y podrás comprobar con la realidad actual que nunca llegan a alcanzarse y siempre habrán conflictos sobre cualquier falso avance, que nunca será significativo en cuanto a la repercusión real en la vida de las personas que pretenden beneficiar.

Sus vidas nunca serán mejores y siempre estarán en conflicto, pero sí será un paso más hacia las limitaciones de libertad que persiguen los manipuladores, que generará desigualdades, males e injusticias para toda la población en general.

Estas desigualdades e injusticias, aunque por su disfraz puedan parecer buenas a priori para un grupo, siempre ocultan el siguiente paso de limitación de libertad para los pueblos.

Por ejemplo, a través de la manipulación, utilizando la ventana de Overton, se ha educado a la sociedad para que termine por admitir la pérdida de un derecho fundamental como ha sido el eliminar la presunción de inocencia para los hombres en alguna ley. Las feministas más ideologizadas están felices por ello.

Para saber si una ley es justa o injusta, solo dale la vuelta y colócate como acusado/a. Toma una ley, por ejemplo, la de violencia de género que trata a los hombres desigualmente ante los tribunales, dale la vuelta y verás la injusticia.

¿Te parecería bien una ley similar donde pierdas la presunción de inocencia, por alguna otra razón, que castigara más a una mujer, a una persona fuerte, a una persona floja, a una persona alta, a una persona baja… más que a cualquier otra persona que no sea algo de eso ante un mismo hecho? Si aceptas una desigualdad ante la ley por cualquier justificación, tendrás que aceptar todas las que en el futuro tengan preparadas… y te aseguramos que tienen muchas.

Una vez aceptadas ciertas ideas, el siguiente paso, cuando lo necesiten y tengan a las mentes del rebaño preparadas, será quitar la presunción de inocencia a las mujeres por alguna otra causa, no lo dudes, todo es una trampa que nos dirige al control total de la sociedad, primero utilizan a unos para que apoyen leyes injustas, pero luego acabamos todos perdiendo. Siempre.

Este video puede ayudarte a entender todo esto y cómo se origina la manipulación de las sociedades para que acepten ideas completamente irracionales e injustas, que solo usan a sus víctimas, las que dicen proteger, para sus oscuros fines, entre ellos, llegar al día en el que puedan legalizar la pedofilia o quitarte tus propiedades, por ejemplo, con el proceso que están haciendo con la ventana de Overton con la ideología de género o la pandemia.

Entiende cómo van moldeando a las sociedades según su agenda y utilizándote a ti, si estás ideologizado/a para que hagas su trabajo y si haces una revisión del mundo que estás ayudando a construir, te darás cuenta que estás yendo en tu propia contra.

LIBÉRATE DE LAS IDEOLOGÍAS TÓXICAS

Las ideologías están fomentando el odio que todo ser humano es capaz de tener si se es correctamente alimentado y necesitas desintoxicarte de todas esas ideologías para ser libre de pensamiento. Eso, nadie más que tú puede hacerlo, es tu lucha personal y voluntaria.

Abandona todas las ideas radicales que te separan del resto de personas, no eres mejor que nadie, nadie es mejor que tú, solo pensáis distinto y la mayor parte de esas diferencias, en realidad, son artificiales, las han creado sin que las necesitemos para dividirnos, ese es el plan que debes alcanzar a ver.

Todas las cosas pueden mirarse de diferentes maneras, pues bien, las ideologías, lo que hacen, es hacerte mirar las cosas que les interesan de la manera en que tus sentimientos te empujen a sentirte mal, a que sientas que ese mal sentir que tienes es culpa de otros y a que florezca un odio en tí hacia todo eso. Te están intoxicando la mirada.

Si quieres respeto para ti, si quieres que alguien te comprenda, debes dar lo mismo y si realmente quieres construir una sociedad mejor, ten muy claro que nunca la conseguirás con el odio como guía. Esto vale para todos los bandos.

Nos quieren separados, no les dejes que lo hagan, limpia tu mirada y vacía tu odio.

El paso "cero"

Evitar la división entre las personas por defender causas artificialmente creadas que solo benefician a unos pocos.

Ir arriba